Foros de discusión ASTRONOMIA. FOROS ASTROGUIA.ORG
Astroguia.org .:. Foros de discusión de Astronomía
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Ver tus mensajes privadosVer tus mensajes privados   LoginLogin 

Radioastronomía: las ondas del espacio

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Radioastronomía & Proyecto S.E.T.I.
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
hueznar
Magnitud 1
Magnitud 1


Registrado: 25 Oct 2005
Mensajes: 1905
Ubicación: En algun lugar de la Vía Láctea

MensajePublicado: 13 Nov 2005 01:50    Asunto: Radioastronomía: las ondas del espacio Responder citando

Radioastronomía: las ondas del espacio

La radioastronomía, importante rama de la astronomía, estudia los cuerpos celestes a través de sus emisiones en el dominio de las ondas de radio.

A finales de los anos 1920, un joven ingeniero americano. Karl Jansky estaba trabajando en Holmdel (New Jersey) en la investigación de las causas de perturbaciones de radio de origen atmosférico que intervienen con las transmisiones de larga distancia. Jansky construyó una antena formada por una estructura metáíica en forma de jaula y la suspendió sobre las ruedas de un viejo Ford, de manera que un motor pudicra hacer girar la antena en diferentes direcciones. Después comenzó un largo y paciente trabajo de recopilación de datos, que consistía en el registro de los diferentes tipos de ruidos de radio captados en diferentes longitudes de onda, pero sobre todo en las ondas cortas y desde varias direcciones del cielo.

Los resultados de este trabajo indicaron la existencia de tres tipos de interferencias: descargas breves procedentes de temporales locales; descargas análogas correspondientes a temporales muy lejanos: silbidos persistentes procedentes de una misteriosa fuente en movimiento regular a través del cielo.

Después de meses de intensa investigación Jansky llegó, en la primavera de 1932 a la conclusión de que la fuente de aquel ruido estaba localizada en la constelación de Sagitario: en la dirección del núcleo de nuestra Galaxia.

La noticia causó gran conmoción entre el público y se hicieron múltiples conjeturas sobre el origen de aquellas señales: sin embargo el propio Jansky, que no era un astrónomo, se dio cuenta que no había nada de misterioso en ellas comprendió que muchos cuerpos celestes, además de irradiar energía, bajo forma de luz visible, lo hacen también bajo forma de ondas de radio.

Nacía un nuevo instrumento de investigación astronómica. que ofrecía la posibilidad de estudiar los cuerpos celestes no sólo a través del telescopio, sino también a través de las antenas de radio: aquellas que más tarde se llamaron Radiotelescopio.

Tal vez los tiempos no estaban lo suficientemente maduros para que la nueva ciencia pudiera desarrollarse, pero lo cierto es que la solicitud de Jansky para construir una nueva antena con forma de Paraboloide para profundizar en los estudios no fue atendida.

Las investigaciones del joven ingeniero de la Bell Telephone fueron tomadas por otro americano, Grote Reber, que puede definirse como el primer y auténtico radioastrónomo del mundo.

No obstante, sólo después de la segunda guerra mundial, gracias también a los desarrollos de las tecnologías del Radar, la radioastronomía pudo despegar definitivamente llevando a los astrónomos al descubrimiento de un nuevo Universo.

Los mecanismos físicos que están en la base de las emisiones de radio por parte de los objetos celestes, son diferentes de aquellos que hacen brillar a los mismos objetos con luz visible. Mientras casi todas las ondas electromagnéticas comprendidas en el espectro visible tienen un origen térmico (es decir son consecuencia de la elevada temperatura a la que se encuentra la materia de objetos celestes como las estrellas), las ondas electromagnéticas comprendidas en el espectro radio se deben, sobre todo, al movimiento de partículas elementales cargadas de energía; uno de los mecanismos típicos de la emisión de radio-ondas celestes es, por ejemplo, la llamada radiación de Sincrotón: el movimiento en espiral de los haces de electrones que se desplazan a la velocidad de la luz a través de los campos magnéticos estelares o galácticos.

No todos los cuerpos celestes que son potentes emisoras de ondas visibles lo son también de ondas electromagnéticas. Por ejemplo el Sol y las estrellas, que vemos fácilmente a simple vista, son debilísimas fuentes de radiación electromagnética. Si nuestros ojos fueran sensibles a las ondas de radio en lugar de a la luz visible, el cielo cambiaría de aspecto. El Sol se convertiría en una débil fuente, la Luna y los planetas serían casi invisibles, casi todas las estrellas desaparecerían de la escena y el cielo estaría dominado por una franja intensa, la Vía Láctea (correspondiente al plano ecuatorial de nuestra Galaxia). Aquí flujos de partículas componentes de los rayos cósmicos producen la radiación de sincrotón.

Además de esta franja desmesurada que ocuparía la íntegra bóveda celeste, veríamos también fuentes aisladas en el interior de nuestra Galaxia, correspondientes a Supernovas, Púlsar, Nebulosas. Podríamos incluso divisar objetos muy lejanos que se encuentran más allá de nuestra Galaxia, como galaxias externas del tipo de Andrómeda, y también los Quásar, es decir los misteriosos núcleos de galaxias que parecen encontrarse en los confines del Universo.

La radioastronomía ha incrementado notablemente los conocimientos del Universo a todos los niveles. En la escala planetaria, por ejemplo, ciertos mecanismos de interacción entre campos magnéticos locales partículas se han conocido gracias a las observaciones radio, como en el caso de Júpiter, que emite radiación de sincrotrón precisamente en virtud del potente campo magnético que lo rodea.

Del Sol se podido estudiar algunos fenómenos como las manchas y las erupciones, que son sedes de emisiones de radio. Incluso las lluvias anuales de meteoros se han convertido en un objeto de investigación radioastronómica, gracias a que las trazas de las partículas que se queman en la atmósfera ionizan los átomos por lo tanto, pueden captarse con técnicas de radio, incluso en pleno día.

En una escala más amplia se ha descubierto que nuestra Galaxia no sólo está compuesta de un conjunto de estrellas, sino que también hay, entre ellas, grandes cantidades de hidrógeno frío e invisible a la observación con instrumentos ópticos. La distribución de este gas, y el hecho de que él le confiere a nuestra Galaxia la característica configuración de disco espiraliforme, son un resultado de la investigación del cic lo por medio de las ondas de radio. El hidrógeno frío es visible en el dominio de las radio-ondas, porque tiene una emisión característica en la longitud de on da de los 21 cm., que se debe a espontáneas inversiones de rotación de sus electrones como consecuencia de la absorción de energía.

Uno de los logros de la radioastronomía consiste en la individualización de numerosas especies de Moléculas interestelares. En una escala extragaláctica, la radioastronomía ha hecho importantes confirmaciones de la teoría cosmológica del Universo en expansión después de un Big Bang inicial, gracias al descubrimiento de radiofuentes lejanas que muestran un fuerte Desplazamiento hacia el rojo y gracias al descubrimiento de la Radiación de fondo.

También las radiofuentes están catalogadas con criterios análogos a los de los catálogos estelares. Originariamente se solían indicar las fuentes que estaba dentro de una misma constelación con una letra de alfabeto a partir de la A, respetando el orden de magnitud. Por ejemplo, la radiofuente más potente de la constelación de Tauro, la famosa nebulosa del Cangrejo, fue denominada Taurus A. Sin embargo, el número de radiofuentes se ha incremento tanto en los últimos años, que esta simple catalogación se ha de mostrado insuficiente.
_________________
ASTRONOMIA
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Radioastronomía & Proyecto S.E.T.I. Todas las horas son GMT
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


© 2001, 2002 astroguia.org